Páginas

sábado, 25 de junio de 2011

INTELIGENCIA EMOCIONAL: Una manera de vivir

En un taller comencé hablando sobre las percepciones, y cómo estas influyen en nuestras emociones, a su vez estas influyen en nuestras actitudes y finalmente nuestras conductas también se ven afectadas. A los asistentes a mi taller, les contaba cuando conocí en mi trabajo a una hermosa chica de cabello frondoso, de mirada esquiva y de aspecto algo “pituco”, ella entró a mi oficina y pidió hablar con el responsable del área, es decir, pidió hablar conmigo, era la primera vez en la vida que nos veíamos.

Todo esto le contaba a mi auditorio, ellos estaban atentos, observando y escuchando. La primera vez que la vi a esta chica, me pareció guapa, pero tan arrogante, presumida y muchos otros adjetivos parecidos…. Hice una pausa en el auditorio y dije: “y esta chica al final de algún tiempo se convirtió en mi esposa”… Todos en el auditorio reaccionaron a mi historia, asombrados, con risa, con agrado, con deseos de saber más. Creo que todos se preguntaban que fue lo que pasó.

Las percepciones hacen que muchas veces se desvirtúe la verdad, quedando la realidad muy “clara” para ti. La inteligencia emocional es todo un conjunto de capacidades que permiten identificar el lenguaje de las emociones, de las intensiones, de los deseos, de ese lado oculto casi de manera inconsciente que todo ser humano expresa en cada comunicación que emite. La inteligencia emocional, nos permite conectar a los seres humanos e identificar lo que sienten y saber responder a ello de manera efectiva. Todos los días descubro más de esta ciencia, antes de conocer a mi esposa, ya estaba estudiando esta ciencia, y si no fuera por esta ciencia de las emociones, no me habría podido dar cuenta que detrás de esta arrogante forma de tratar a las personas esa “chica” ahora mi esposa, es una mujer muy sensible, buena y única.

Ahora por exigencias académicas y de trabajo investigo temas vinculados a la ética y valores, todo un mundo nuevo que se vincula tanto a la inteligencia emocional, el camino de mi formación profesional, me está llevando a tener las herramientas para poder comprender más mi relación conmigo mismo y con mi esposa. No es simple, pero ya puedo comprender mejor algo que entre susurros, en los peores momentos de salud de mi esposa, ella me decía: “yo solo quiero ser feliz” Es aquí donde recuerdo que la felicidad no es una estación en particular a la cual llegar, sino es la manera de recorrer el camino.

Finalmente la inteligencia emocional es la creación científica que nos permite ser mejores humanos, por lo menos es lo que quiero creer, sé que esta afirmación no es científica, pero sé que de ahora en adelante quiero que sea mi manera vivir.

De mis reflexiones como capacitador.

Por. Lic. Angel Crovetto