Páginas

sábado, 15 de junio de 2013

El Sentido de la Felicidad



Parte de mi trabajo es brindar charlas sobre diferentes temas vinculados al desarrollo personal, cuando me convocaron para brindar una charlar en particular, me dijeron: "Es una charla para padres de familia y queremos que puedas hablar sobre la felicidad". Mi cabeza en ese instante se puso a meditar sobre el tema en particular, revise mis apuntes, mis exposiciones pasadas y traté de comprender aun más el tema, sin embargo siempre me pasa que cuando más me preparo sobre un tema para dar una charla, más me doy cuenta que sé tan poco sobre ese tema.

La felicidad… un tema recurrente y simple para muchos y por ser considerado simple no se le toma la importancia sociológica necesaria, por el contrario si se cree que es demasiado complejo, caemos en el error de ya no seguir estudiándolo. 

Ciertamente cuando revisaba el tema encontré hasta 6 sentidos diferentes:
1.       Inspiracional Divino
2.       Inspiracional Humano
3.       El sentido del guerrero
4.       De la conciencia
5.       De las emociones
6.       De lo integral

Sea como se desarrolle, todas convergen en un solo, "simple" y al mismo tiempo paradójico hecho, todo se circunscribe a nuestra capacidad para percibir la felicidad. 

En una película un robot le pregunta a un niño: ¿Por qué lloran los humanos?, el niño le responde que los humanos lloran porque están tristes y no son felices y más adelante, en otra parte de la película, el niño héroe logra su meta de encontrarse con su mamá y llora por vivir ese momento, el robot contrariado le vuelve a preguntar. ¿Si has logrado lo que querías por qué lloras?, ¿A caso no eres feliz?... el niño le responde, justamente lloro porque me siento feliz. 

Ahora reviso las noticias en la TV, hay tantas demostraciones de maldad, de crueldad, que parece increíble que Eduardo Punset afirme: “vivimos momentos mucho mejores que en siglos pasados” Realmente somos seres complejos, espero que, como se le llame: Dios, Ala, Jehová, Fuerza, Conciencia, no lo sé, nos permita siempre tener la oportunidad de llorar, pero de felicidad. 

Por lo menos yo, si quiero seguir viviendo, llorando y riendo de felicidad. 

Por. Lic. Angel Crovetto
Tomado de la charla del mismo autor: "El sentido de la felicidad".