Páginas

martes, 5 de noviembre de 2013

Reteniendo el presente



La fotografía antes permitía casi pasar por el ritual del rebelado, siempre con la esperanza que la foto se haya tomado bien, ahora con los avances tecnológicos los momentos se pueden preservar con más seguridad, repitiendo la “sonrisa”, el momento “feliz”, el instante “gracioso” que ocurre y si no sale bien, vuelve a ocurrir para que en la foto salga bien. 
Veo las fotos de tantas personas en Facebook y puedo afirmar que cada foto es solo un pedacito de las expresiones de la cultura de la imagen. Según la Federación de Sociología de España hubieron estudios socio antropológicos que trataban de describir un momento de la historia y cultura de un denominado “tipo ideal” de expresión de un espacio y momento de la historia. Hace unos días he leído con detenimiento un trabajo realizado por una de mis ex alumnas, Denisse Darc, me hizo pensar en este tema, más aun considerando que mi esposa es una casi fanática de la fotografía y como a través de la misma el ser humano ha tratado de retener un poquito del presente continuo en que vivimos. ¿Cuán auténticos podemos ser en las fotografías?, ¿Qué intentamos reflejar con estas fotos?, ¿Cuánto de nuestros deseos se expresan en estas fotografías? Ciertamente cada uno sabe sus propias respuestas, sin embargo de manera inductiva podemos considerar que existe una tendencia a “recrear” nuestra imagen, extrapolando versiones más libres de sí mismos,  vertiendo en el internet mucho de nuestras vidas, lo digo en plural, porque tal vez en el Internet y a través de las fotografías existimos en diferentes vidas. En general el ser humano, siempre ha tratado de retener el presente y la fotografía ha sido el gran avance tecnológico que le ha permitido satisfacer ese deseo. Intentar apropiarse de un momento en la vida, capturar un instante de la realidad. Aquella realidad que Darc, por ejemplo propone como un medio para conseguir imágenes que sensibilicen a las personas para la protección del Medio Ambiente. Ciertamente la fotografía si ha sido la expresión máxima de las causas sociales.

 Queremos retener el tiempo, queremos mostrar un poco más de los que vemos a través de las imágenes que capturamos con nuestro lente fotográfico, queremos expresar lo que sentimos, lo que valoramos, la fotografía es una forma de expresión más de una cultura que sigue expandiendo sus formas de comunicarse, de seres humanos que quieren comunicarse a través de las imágenes.
Y ahora ¿Qué parte del presente quieres retener en una imagen?

Por. Lic. Angel Crovetto

domingo, 3 de noviembre de 2013

El Teatro combi



Las empresas dedicadas a vender servicios, tienen como misión principal brindar una experiencia inolvidable, pero cabe señalar que esta experiencia debe ser positiva. Las empresas invierten mucho dinero en vincular sus marcas con sensaciones de alegría, confianza, seguridad, etc. es decir, con emociones positivas, sin embargo, ¿qué podemos decir de una de las expresiones de la Industria Cultural como es el Teatro en el Perú?

El Perú es un país de ricas tradiciones artísticas, pero que tiene muy poca experiencia de vincular esas expresiones desde un enfoque empresarial, donde el cliente es el centro de la experiencia y los artistas son los trabajadores que están brindando un servicio de entretenimiento y que su servicio no acaba solo en el proceso de exposición de su arte, sino también en la etapa de post venta, en otras palabras, el servicio no solo es la obra teatral que puede ser maravillosa, sino todos los factores interdependientes al servicio, para que la experiencia del cliente sea completamente positiva: la obra teatral, la entrada, la disposición de la butacas, el material impreso, la sonrisa de bienvenida de las personas de producción, el trato amable, sencillo y cordial de los actores, etc. Todo es parte del servicio. 

En la medida que el Teatro Peruano solo sea considerado una expresión de arte y no se valore que puede ser una seria oportunidad de trabajo y de ganarse la vida honradamente, no podrá crecer de manera competitiva, para ello tiene que incorporar una clara perspectiva empresarial, sino lo hace seguirá siendo manejado como un “Teatro Combi”, como una expresión de la criollada limeña, donde algunos actores se creen “Div@s”, donde algunos equipos de producción “creen hacerle un favor a los clientes”, donde algunos productores y directores se alucinan “caudillos en su chacra”, si esto se mantiene el “Teatro Combi” seguirá vigente. Pueden ser obras maravillosas, pero la experiencia no solo es cuando vemos la puesta en escena en sí, sino cuando disfrutamos de una experiencia inolvidable de todo el proceso del servicio, pero no hay que olvidar que esta experiencia debe ser positiva. 

Gracias a Dios que se vienen realizando buenas obras, la pregunta es ¿serán parte de una  experiencia positivamente buena de servicio al cliente?

Por.
Lic. Angel Crovetto
Sociólogo

Estoy a tu lado amor



Ella está sentada en el mueble, se jala la parte del cuello de la ropa, se desespera, mira alrededor, sus ojos comienzan a pedir ayuda, solo desea un poco de oxígeno para poder seguir viviendo. Ésta es una situación muy común de una persona que está viviendo un ataque de ansiedad. Profesionalmente podemos afirmar que la ansiedad nos permite manejar una respuesta psico-fisiológica para afrontar amenazas que podrían estar atentando contra nuestra vida o salud, sin embargo que hacer cuando estas sensaciones de estar en alerta extrema no pueden asociarse a una amenaza concreta o específica.
Yo me acerco a Ella y le pregunto qué te produce ansiedad, Ella me contesta con lágrimas en los ojos: “no lo sé, no sé por qué estoy así. Mierda! no sé qué me pasa”. Percibo su frustración, su molestia, sus preguntas y todo se convierte en más ansiedad. Ella es una mujer fuerte, soporta estas situaciones desde hace muchos años. He visto como ha tenido que enfrentar ataques de este tipo en otras oportunidades. 

Solo imagina o recuerda cuando has estado bajo el agua en la piscina o en el mar y ya cuando quieres emerger, algún “gracioso”  lo impide, te detiene la cabeza bajo el agua y no te permite salir y respirar, imagina la sensación de impotencia y desesperación que se puede experimentar, pues justamente esa son las sensaciones que siente Ella y esa mano que la detiene bajo el agua, son sus pensamientos, aquellos que no podemos descifrar, que ni Ella misma sabe que son. 

A mí solo me queda observar y tratar de comprender, sintonizarme con su pesar, con su frustración, la miro y no sé qué hacer, solo brindarle mi apoyo y que sienta que estoy a su lado. Ella es una persona muy importante en mi vida, me he escudado en mi forma práctica de ver la vida, solo es parte de un mecanismo, para tratar sentir menos dolor, menos impotencia de no saber qué hacer, pero Ella solo quiere algo tan simple como sentir que estoy a su lado, nada más. Eso lo he aprendido y lo debo recordar siempre. Así ha sido desde hace casi 7 años desde que me uní a Ella, desde que comencé este gran camino. Imagino que ya saben quién es Ella. 

Estoy a tu lado amor…. 

Por. Lic. Angel Crovetto