Páginas

sábado, 10 de diciembre de 2011

Principios

Cuando estudio el tema de la ética del carácter que desarrolló Covey en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, más seguro me siento de la importancia de los principios en la conducta humana. Pregúntate esto, ¿Alguna vez te has estrellado contra tus propios principios? Considera que hay acciones que después de realizarlas nos llevan a un camino de culpa, de auto-expiación. Ciertamente esto es bueno porque quiere decir que aun existe un resquicio de conciencia moral que te lleva a reevaluar tu actuar y cambiar tu rumbo.


Covey sostiene que el carácter debe de estar guiado por principios solo así se forjará un carácter fuerte y moral. Esta pequeña historia escrita líneas abajo explica mejor esta idea.

Dos acorazados asignados a la escuadra de entrenamiento habían estado de maniobras en el mar con tempestad durante varios días. Yo servía en el buque insignia y estaba de guardia en el puente cuando caía la noche. La visibilidad era pobre; había niebla, de modo que el capitán permanecía sobre el puente supervisando todas las actividades.


Poco después de que oscureciera, el vigía que estaba en el extremo del puente informó: “Luz a estribor”.


“¿Rumbo directo o se desvía hacia popa?”, grito el capitán.


El vigía respondió: “Directo, capitán“, lo que significaba que nuestro propio curso nos estaba conduciendo a una colisión con aquel buque.


El capitán llamó al encargado de emitir señales. “Envía este mensaje: Estamos a punto de chocar; aconsejamos que ustedes cambien 20 grados su rumbo”


Llegó otra señal de respuesta: “Aconsejamos que ustedes cambien 20 grados su rumbo”


El capitán dijo: “Contéstele: Soy capitán; cambie su rumbo 20 grados”


“Soy marinero de segunda clase –nos respondieron-. Mejor cambie su rumbo 20 grados”


El capitán ya estaba hecho una furia. Espetó: •”Conteste: soy un acorazado. Cambie su rumbo 20 grados”.


La linterna del interlocutor envió su último mensaje: “Yo soy un faro”.


Cambiamos nuestro rumbo. Covey (1996: Pag 41)

Los principios es el faro que guía nuestro andar, son los puntos de referencia que determinan cual es el mejor camino a seguir. Las personas de un “verdadero” carácter fuerte, no son las que más gritan, sino son las que más claro tienen sus principios.

Por. Lic. Angel Crovetto.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Un sueño

Cuando las personas piensan en la ética creen que es un asunto extraño, de filósofos, maestros o académicos, un conocimiento que está en un plano diferente de la realidad, en un plano del “deber”, ya no sé cuantas veces en las capacitaciones que doy he escuchado a un alumno decir: “pero la realidad no es así…. ” y se quedan en un expresivo silencio que da a entender “eso de la ética no se puede aplicar en la realidad”.

Entendemos que la ética es tan distante, tan irreal, desligada de nuestra vida cotidiana. Luego exigimos justicia, nos quejamos que no se cumplen las leyes, que existe la impunidad, que existe corrupción. Exigimos que eso deje de ocurrir, pero al mismo tiempo nos negamos a aceptar que la ética es parte de nosotros, de nuestra realización personal, es la base de nuestra felicidad, de nuestra idea de excelencia profesional.

No citaré autor alguno, no brindaré información bibliográfica, si al final solo puede servir para los académicos. Pero sí les dejo este link: http://www.youtube.com/watch?v=_XKV6uhwk5A

Después de ver este pequeño video creo que pueden coincidir conmigo que la práctica de la ética solo se da cuando pre-existe una decisión de aplicarla. Despertemos del sonambulismo moral en que vivimos, soñemos que si se pude vivir en un mundo mejor.

Reflexiones. Lic Angel Crovetto

jueves, 4 de agosto de 2011

El santo grial moderno: la felicidad

Para preparar mis clases de Desarrollo Personal he tenido que estudiar a varios autores que escriben de alguna manera temas vinculados al curso que dirijo: D’alessio, Fischman, Cavallé, Hamburger, Covey, Bach, Goleman, Stoop, Morris y otros he revisado muchos autores, no sé si solamente para mis clases o también para responder alguna pregunta en especial: ¿Cómo ser feliz?.

La felicidad es un tema recurrente en la actualidad, los profesionales ya no solamente están preocupados por lograr grandes metas, hay casi un consenso tácito en valorar la idea de felicidad sea esta cual sea, para cada autor, la búsqueda de la felicidad en la actualidad, considero es la búsqueda del santo grial moderno, muchos la desean, hacen muchas cosas para lograrla, a veces creemos tenerla, pero se nos escapa de la manos como si fuera agua.

Creo que el desarrollo personal en la actualidad no es solamente el desarrollar grandes habilidades sociales, sino más bien lo principal es como se puede ser o seguir siendo felices, considerando la circunstancias de vida moderna que tenemos.

El santo grial para los creyentes, es una realidad que les permite imaginar nuevas esperanzas, renovar la fe. Muchos autores escriben y hablan sobre el tema de la búsqueda constante en que el ser humano está involucrado, el santo grial moderno o más bien “la felicidad”, para muchos es efímera, y estamos condenado a solo contemplarla como algo ajeno a nosotros, es difícil reconocerla y obviamente es difícil vivirla, algunos autores mencionan que solo nos damos cuenta que hemos sido felices, nótese que la idea está escrita en pasado, es decir, solo podemos tener un recuerdo de la felicidad que hemos vivido.

Sin embargo, estoy convencido que podemos disfrutar cada instante como si fuera el último, pensando en que es el primero de muchos instantes, creo que esa es la mejor manera de estar dispuestos a vivir la felicidad, a tener más conciencia de lo que vivimos y disfrutamos.

Reflexiones. Por Angel Crovetto

sábado, 25 de junio de 2011

INTELIGENCIA EMOCIONAL: Una manera de vivir

En un taller comencé hablando sobre las percepciones, y cómo estas influyen en nuestras emociones, a su vez estas influyen en nuestras actitudes y finalmente nuestras conductas también se ven afectadas. A los asistentes a mi taller, les contaba cuando conocí en mi trabajo a una hermosa chica de cabello frondoso, de mirada esquiva y de aspecto algo “pituco”, ella entró a mi oficina y pidió hablar con el responsable del área, es decir, pidió hablar conmigo, era la primera vez en la vida que nos veíamos.

Todo esto le contaba a mi auditorio, ellos estaban atentos, observando y escuchando. La primera vez que la vi a esta chica, me pareció guapa, pero tan arrogante, presumida y muchos otros adjetivos parecidos…. Hice una pausa en el auditorio y dije: “y esta chica al final de algún tiempo se convirtió en mi esposa”… Todos en el auditorio reaccionaron a mi historia, asombrados, con risa, con agrado, con deseos de saber más. Creo que todos se preguntaban que fue lo que pasó.

Las percepciones hacen que muchas veces se desvirtúe la verdad, quedando la realidad muy “clara” para ti. La inteligencia emocional es todo un conjunto de capacidades que permiten identificar el lenguaje de las emociones, de las intensiones, de los deseos, de ese lado oculto casi de manera inconsciente que todo ser humano expresa en cada comunicación que emite. La inteligencia emocional, nos permite conectar a los seres humanos e identificar lo que sienten y saber responder a ello de manera efectiva. Todos los días descubro más de esta ciencia, antes de conocer a mi esposa, ya estaba estudiando esta ciencia, y si no fuera por esta ciencia de las emociones, no me habría podido dar cuenta que detrás de esta arrogante forma de tratar a las personas esa “chica” ahora mi esposa, es una mujer muy sensible, buena y única.

Ahora por exigencias académicas y de trabajo investigo temas vinculados a la ética y valores, todo un mundo nuevo que se vincula tanto a la inteligencia emocional, el camino de mi formación profesional, me está llevando a tener las herramientas para poder comprender más mi relación conmigo mismo y con mi esposa. No es simple, pero ya puedo comprender mejor algo que entre susurros, en los peores momentos de salud de mi esposa, ella me decía: “yo solo quiero ser feliz” Es aquí donde recuerdo que la felicidad no es una estación en particular a la cual llegar, sino es la manera de recorrer el camino.

Finalmente la inteligencia emocional es la creación científica que nos permite ser mejores humanos, por lo menos es lo que quiero creer, sé que esta afirmación no es científica, pero sé que de ahora en adelante quiero que sea mi manera vivir.

De mis reflexiones como capacitador.

Por. Lic. Angel Crovetto

jueves, 14 de abril de 2011

Ética profesional?

Actualmente estoy enseñando el curso de "Deontología" en un Instituto, para aquellos que no están seguros de lo que es, pues podemos afirmar que es una disciplina que estudia los aspectos morales y éticos de las profesiones y sus profesionales.

Una tarde en una de mis clases, un alumno se acerca y me dice: "¿para qué me va servir esto?", yo podría haber comprendido mejor su pregunta, sino fuera que ya estabamos en la mitad del ciclo, pero después de varias clases y diversos ejemplos, ejercicios y tareas, yo me preguntaba en silencio: ¿realmente este joven no sabe para que le va servir tener ética en su trabajo profesional? Traté de explicarle algunas cosas, pero su rostro denotó duda, hasta diría algo de ironía en su mirada.

Regresando a casa me hice la misma pregunta, tal vez hasta yo mismo no sé la respuesta. Recuerdo que estaba en el bus, teniendo la sensación de como se movian las calles, cada vez que se movia el bus. Mi mirada estaba perdida, mi mente estaba confuza en medio de mis ideas sobre la pregunta del joven estudiante. Hasta que subió una niña-adolescente, a vender dulces, contó algunas historias graciosas, que de alguna manera cautivaron al público del bus, al poco tiempo terminó su rutina de venta, la cual se fue bien, el bus estaba detenido en un paradero y la niña-adolescente estaba justo bajando y un señora la detiene y le dice: "niña, creo que estos 5 soles se te han caido". Recuerdo con claridad la escena, la niña miró fijamente a la amable señora, ciertamente se tomó su tiempo para contestar pero al final dio su respuesta: "no señora, esa moneda no es mia", y se bajó.

Al día siguiente conté esta historia en clase a mis alumnos y creo que la mirada de este muchacho que me pregunta la utilidad de la Deontología, fue cambiando gradualmente, creo que comenzó a comprender una simple lección: "hay veces que el hacer lo correcto no necesariamente es bueno para nosotros, pero es nuestro deber hacerlo". Creo que hasta yo mismo volví a creer en esa simple idea.


Lic. Angel Crovetto. De mis reflexiones como capacitador.

sábado, 29 de enero de 2011

Crecimiento profesional

Cuando te esfuerzas y vas logrando las metas que te propones, así estas sean pequeñas, resulta significativamente importante el lograr dichas metas. Considero que las personas generan mayor compromiso con aquello que más trabajoso les resulta hacer, se genera un lazo fuerte de valoraciones, que traen como consecuencia más interés, seguir en la misma senda y proceso, sin embargo que pasa con aquellos que no elaboran metas concretas, creo que ellos también logran ese compromiso, lo que se trata es hacer aquello que nos hace sentirnos felices, realizados y en libertad.

Particularmente pienso que estos sentires antes mencionados, se pueden aplicar a diferentes campos de tu vida, en este caso en mi vida profesional, el iniciar los estudios de Maestría en la PUCP, es parte del camino de crecimiento profesional que sigo recorriendo.

Piensa en lo siguiente cuando leas estas cortas líneas: ¿lo que haces ahora te apasiona, te gusta, te hace sentirte bien?.... Ojalá tu respuesta sea un rotundo "sí" ... si tu respuesta es todo lo contrario, creo que estarías en graves problemas vinculados a tu desarrollo personal.

Encontrar nuestro propio camino ya es todo un reto, imagínense cuan complicado debe ser el recorrer ese camino.

Saludos

Soc. Angel Crovetto

domingo, 2 de enero de 2011

Muchas veces hablamos de cambiar el mundo, cambiar nuestras formas de ser, recuerda cuáles han sido tus promesas en este fin de año, y también recuerda cuáles fueron el año anterior y pregúntate si realmente se esta avanzando. No quiero afirmar con esto que no podemos cambiar, claro que podemos, pero también podemos decidir no hacerlo, es nuestro derecho, pero después no hay que quejarnos por qué las nuevas generaciones no hacen tampoco nada para mejorar las cosas. El siguiente video podrá brindarte mayor claridad sobre lo que escribo en estas cortas líneas.