Páginas

miércoles, 15 de marzo de 2017

Una compleja operación...

Resultado de imagen para energía espiritualLos médicos y las enfermeras ya se fueron, ya dejaron de correr de un lado para el otro, atendiendo la emergencia; ahora solo queda una compleja cirugía que realizar, una operación que se hace directo en el espíritu, el alma, o la energía vital, como deseen llamarlo. El cuerpo ya sufrió un martirio intenso y doloroso. Ahora queda al espíritu seguir la recuperación y crear nuevos sueños, anhelos, y convertirlos en objetivos realizables.

¿Cómo se logra todo eso?, ¿con autosugestión?, hasta el punto de poder controlar el color de los ojos, no lo creo; tampoco creo que exista una receta de 7 pasos u 8 pasos según el autor que se lea para lograr esos sueños que nos proponemos, creo que uno va madurando en la medida que enfrentamos los retos que se presentan. La madurez no es otra cosas más que el sentido común, un poco más desarrollado. Un sentido común que muchas veces es poco común que se encuentre entre las personas.

Ahora ya llegó la calma, ella, mi amiga, aun debe de consolidar su salud física, pero me parece que ésta es la oportunidad de también seguir consolidado su salud emocional, y principalmente su salud espiritual, a través de una compleja operación que no lo puede hacer solo una persona, sino que debe de hacerse por todo un equipo especializado denominado “familia”, muchos de sus miembros son especialistas en brindar amor, otros expertos en paciencia, buen humor, cariño, y siempre debe de haber un especialista en sensatez y firmeza. Todo un equipo para que su salud integral siga mejorando y fortaleciéndose.   

Ya dejaron de correr, ella, mi amiga, ya salió de la habitación del hospital…. ahora creo que depende de ella, que desee asumir el reto de esa compleja operación que le espera.

Por Angel Crovetto.

viernes, 24 de febrero de 2017

Todos corren...

Resultado de imagen para sentido de la vidaTodos corren, ella al parecer está entrando en paro, no sabemos realmente que está pasando, comenzó a convulsionar. Todos corren. Médicos, enfermeras, técnicos, vienen de todos lados dando órdenes unos a otros… La puerta de la habitación donde está instalada se cierra y nos dejan afuera, sin saber que está pasando realmente.

Son minutos de zozobra, miedo y ansiedad. Todos corren.  Y de pronto me parece que todo comienza a pasar en cámara lenta, ya no escucho sus voces con claridad, solo escucho frases ininteligibles, como cuando reducen la velocidad a  una cita de vídeo. Todos ahora parecen correr y hablar en cámara lenta.

Ahora todo se detiene, nadie se mueve, en realidad el tiempo se ha detenido, abro la puerta y camino entre ellos, entre los médicos y enfermeras; la veo en su cama, está congelada en el tiempo. Salgo de la habitación, no puedo sostener la mirada, solo salgo de la habitación.

Este momento que el tiempo me regala, es para reflexionar en algo muy simple, pero al mismo tiempo muy importante, “la salud es tan frágil, un día estamos bien, al otro no” Vivir el aquí y ahora es tan importante, abrazar a las personas que debes abrazar, decirles te quiero a las personas que quieres. Ahora es tan claro, tan evidente… ahora todos vuelven, retomando sus movimientos van de la cámara lenta al tiempo en vivo. Todos corren.

Ella, mi amiga, aún sigue en la habitación….