Páginas

martes, 9 de noviembre de 2010

Cuando el espíritu se cansa

Cómo motivar el liderazgo en las personas, es una pregunta que todo educador debe de formularse, cada vez que estoy frente a los alumnos siento una energía que me inspira a esforzarme para que todos y cada uno legue a descubrir cosas de si mismo, ha aprender cosas nuevas, sin embargo veo el interés de algunos y es obvio que de simples deseos no se logran los objetivos.


Estoy en plena clase, los chicos están realizando un ejercicio individual, ella toco la puerta del aula, al abrirla estaba con los ojos llenos de lágrimas, su mirada destilaba ira, frustración, y sus primeras palabras fueron: “estoy cansada, me esfuerzo tanto, y no siento que avanzo, me estoy cansando” Ella tiene apenas 23 años y es mamá soltera, es una joven deseosa de progresar, trabajadora, pero simplemente cansada del trabajo que lleva, me conmovió verla, por un instante me veía en ella, hace muchos años cuando tenía que trabajar para poder pagarme mis estudios, comprendí claramente sus emociones y sentimientos, ha eso le llaman empatía. Sentí la energía y responsabilidad de hacer algo, ella entró a clase y trató de aprovechar lo último de la lección.

Recuerdo que a su edad me preguntaba “vale la pena todo el esfuerzo”, ahora me respondo un categórico ¡SI! Vale la pena. Todos alguna vez sentimos el cansancio que no sólo es físico, sino el cansancio del espíritu, ese es el más terrible, cuando tu espíritu ya no quiere seguir, cuando tu conciencia se convierte en tu peor enemigo, y se apodera de todos tus recursos mentales para justificar la desidia, la derrota, la tristeza; es ahí cuando debes de dejar de pensar, simplemente bajarle el volumen a tus pensamientos y conectarse con tu ser interior y volver a sentir la maravilla de estar vivo, de estar aquí, ahora, sintiendo la vida misma pasar por tus entrañas, eso es volver a conectarse con uno mismo.

Creo que todos lo hemos pasado alguna vez, por eso pude comprender lo que sentía aquella joven, por eso sentí mi vida pasar por un instante, y tuve la oportunidad de ayudar a alguien, creo que para eso lo tuve que vivir antes, es aquí donde se manifiesta un pequeño sentido de la vida, el sentirse más vivo ayudando a alguien.

De mis reflexiones como capacitador.

Lic. Angel Crovetto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos: Deja por aquí tu comentario... éxitos!!