Páginas

viernes, 19 de julio de 2013

Todos podemos ser Peter Pan!



Enseño a estudiantes de administración, jóvenes que están ávidos de mejorar su situación profesional y económica, estoy seguro que muchos de ellos si lo lograrán. Trabajo con ellos el curso de ética profesional, un curso que estudia la racionalidad existente que hay detrás de las decisiones de los empresarios. Comprender lo que piensan y saber qué es lo que priorizan al tomar una decisión que tiene una connotación ética. No pretendo que cambien sus principios morales, sino solamente deseo que aprovechen el espacio para reflexionar sobre sus propias decisiones en el marco de conceptos que les permitan ubicarse en un punto de vista diferente. Parto de la hipótesis que si un estudiante reflexiona en profundidad las implicancias éticas de su proceder, podrá considerar las consecuencias de sus decisiones, o por lo menos podrá comprender que debe de asumir los resultados de sus acciones. 

Alguna vez después de brindar una serie de argumentos, ejemplos, testimonios en video de grandes empresarios, de sustentar racionalmente los beneficios que trae actuar éticamente. Un estudiante con total convicción de lo que decía, hasta con tono de voz de autoridad pide la palabra y yo reconociendo que es un estudiante perspicaz, cuestionador, pero siempre propositivo, le doy la palabra para que brinde su opinión, más aun recurro a mi autoridad como docente para que todos los estudiantes presten especial atención. El estudiante en particular dice: “Profesor, espero que no se ofenda con lo que voy a decir a continuación… Mi mente fue rápida, quise intervenir y mitigar los posibles daños de su explosiva opinión, pero no hice nada, me arriesgué a escuchar estoicamente el arrebato de supuesta racionalidad que el estudiante iba a enunciar… él continua… “profesor, creo que todo lo que nos dice sobre la ética es bonito, pero francamente hay que decir la cosas como son!… esto de la ética es puro cuento”. Sentenció el estudiante. Acompañando su expresión con todo la expresividad posible de comunicación no verbal que denotaba absoluta convicción de sus afirmaciones. 

De eso ya han pasado casi 4 años, lo recuerdo como si fuera ayer y principalmente recuerdo la sensación de derrota que me produjo aquella vez. Ahora ya después de algunos años profundizando en la comprensión de la importancia de la ética, estoy convencido de una específica idea: “la ética es simplemente el intento sincero de buscar racionalmente el saber vivir bien, sin dañar a otros”. Si el intentar vivir bajo esta perspectiva es vivir en un cuento, pues todos debemos de convertirnos en Peter Pan. Tal vez así podamos ser más felices.

Por. Angel Crovetto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos: Deja por aquí tu comentario... éxitos!!